La historia del jubón de Martín

4 de febrero de 2014

Conhiloslanasybotones - el jubón de Martín
Os tengo que contar la verdadera historia del jubón de Martín que os enseñé en la entrada anterior. No hice uno sino dos y es que tengo un grave problema, soy muy terca, así que o bien sigo al pie de la letras las instrucciones de la revista o bien hago lo que me da la gana y paso de todo. En este caso quise seguir las instrucciones, así que me fijé en el tipo de lana, el grosor, el número de aguja recomendado, ..., en fin, en todo. Una vez que tuve todo lo necesario empecé a tejer, sin hacer una muestra de orientación previa, por supuesto (¿quién necesita una muestra?).
El jubón va hecho de una sola pieza empezado por el cuello. Monté los puntos que decía la revista y empecé a tejer haciendo los aumentos y siguiendo las indicaciones. Al llegar a la manga dejé los puntos en espera, hice la sisa y continué hasta abajo (hay que ser idiota para seguir hasta abajo). El caso es que según iba tejiendo me iba dando la sensación de que el jubón era algo escaso y cuando llegué abajo y lo vi en perspectiva...... escaso no, era talla Nenuco. Sabía que Martín venía algo bajo de peso, pero tanto... Bueno, pensé, qué le vamos a hacer, algún día conseguiré tejer algo a la primera sin deshacer. Así que solté los puntos de la aguja, tiré de la hebra e hice un ovillo con la lana resignada a volver a empezar. Y es que hay que ser idiota, si ya vas viendo que va pequeño, ¿para qué te empeñas en seguir? ¿sólo por hacerle caso a la revista?
Volví a empezar montando algunos puntos más y haciendo el reparto a mi manera (son matemáticas básicas, no tiene ningún secreto) y a la segunda salió.
Ahora estoy haciendo otro jubón para Hugo, un bebé que está en camino y escogí otro modelo, sencillito también pero con un calado distinto en la sisa. El proceso fue el mismo que con el jubón de Martín, escogí el modelo, leí las indicaciones de la revista, compré la lana y cogí las agujas indicadas. Monté los puntos y empecé a tejer, sin muestra, claro, las muestras son para cobardes, jeje. Este jubón también va hecho de una sola pieza y empezado por el cuello. Esta vez no llegué hasta abajo, pero casi, me quedé a medio cuerpo. Pero no era pequeño, esta vez era grande. Aaahhhh. Pero ¿por qué me tienen que pasar a mí estas cosas? Si yo conozco a gente que sigue las indicaciones de las revistas tal cual y las cosas les salen bien. Pues nada, ya lo deshice y lo volví empezar. Al final va a nacer la criatura y aun no le tengo listo el regalo.
¿Os pasan estas cosas a vosotras?





¿Compartes?



Muchas gracias por dedicarme un ratito de tu valioso tiempo, me encanta que me visites y, ya sabes, si te apetece puedes dejarme un comentario y sabré que has pasado por aquí.

Espero que te haya gustado y vuelvas pronto.

4 comentarios :

  1. Madre mía Leticia!!
    Que bien he hecho en darte el empujoncito para que compartas tus cosas. Estoy super orgullosa y creo que vas a aportar mucho por esto mundo bloguero-costuril.
    Qué contenta estoy!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Antonia, por tu apoyo y los ánimos.

      Eliminar
  2. Tú sí que vales Leti!, la mujer 10, le das a todo!, Enhorabuena!, te seguiré of course....

    ResponderEliminar
  3. Lo importante es el resultado final! Y al final siempre te queda todo bien así que ánimo! El próximo saldrá a la primera ;)

    ResponderEliminar