Vestido trapecio circense

28 de diciembre de 2015


Mi niña, con sus 6 años recién estrenados, me reclama vestidos. También quiere leggings, es cierto, no os voy a mentir, pero es que desde que empezó el cole ya me pidió vestido para ir a clase varias veces. La primera vez me pareció un poco raro y pensé que me estaba tomando el pelo, pero no, resulta que le siguen gustando los vestidos.


Es toda una suerte porque con las faldas no acabo de verla bien, va siempre descamisada la pobre, da igual cómo sea la falda y cuánto se la apriete en la cintura, siempre lleva la parte de arriba por fuera y la falda caída. También le pasa con los pantalones, pero parece que al llevar falda se la ve más desaliñada.

Ya que quiere vestidos, vestidos le haré. Para empezar quería un modelo sencillo, cómodo, que no diera demasiado trabajo coser, que le sentara bien, que valiera para diario, .... y empecé por este vestido trapecio. El patrón es el vestido TRAPECIO con volantes de Cosotela. La versión que sacó Antonia es más arreglada, más formal, yo quería algo más para el día a día así que le cambié un poco el estilo al vestido.



Tengo que reconocer que me costó bastante escoger la tela. No tenía claro si hacerlo liso o estampado. Estuve tentada de copiar la idea de Yolanda, del blog "Dos Pinsesas", que hizo un bonito trapecio sin volantes con una tela estampada y unas cintas de adorno. Podéis verlo AQUÍ, es precioso. Después de darle muchas vueltas y repasar bien todas las estanterías de la tienda me decidí por la loneta con motivos circenses. La compré en Base Básica, una tienda física que hay en Vigo. Ya sabéis que esta tienda es prima hermana de Ratucos, así que si os gusta la tela y no os va bien pasaros por Vigo siempre podéis probar a buscarla online. Estuve viendo y ahora mismo sólo aparece en stock la versión plastificada.


Una vez escogida la tela le tocaba el turno a los volantes. Ya que la tela principal es estampada me puse a buscar una tela lisa de un sólo color que combinara bien para hacer los volantes de cuello y puños. Pero no hubo suerte, así que me fui a la pared donde tienen las cosas de mercería a buscar entre los plisados, pétalos, ... y encontré este volante ya cofeccionado con bies y cordoncillo. En el momento me pareció que quedaba genial y no lo dudé. Aquí podéis ver bien en detalle cómo es el volante del cuello.


La única modificación que le hice al patrón fue eliminar las vistas de la espalda para cerrarlo con cremallera en lugar de botones. Podéis llamarme rarita, pero es que yo veo a mi nena un poco mayor ya para los vestidos cerrados con botones en la espalda de arriba a abajo. El vestido no tiene complicaciones, se cose muy bien, sobre todo siguiendo los tutoriales de Antonia. Todo iba como la seda hasta que me dispuse a colocar el adorno del cuello y la cremallera. Ahí llegaron los problemas porque como os decía el adorno de volante que compré tiene cordoncillo. No sabía cómo rematarlo. Si lo doblaba quedaba muy grueso, si lo metía dentro del bes antes de llegar a la cremallera me quedaba raro el volante. Si lo llevaba hasta la cremallera no había forma de que me quedara bien casado. Finalmente lo llevé hasta el final y lo cosí con la cremallera. No quedó bien casado ni por casualidad. Dejé el vestido listo a falta de coger el bajo a mano y coser el forro de las mangas en los puños. Ahí se quedó una semana, sobre una silla del salón de mi casa. Lo cosí un domingo y al fin de semana siguiente lo cogí, lo desmonté, volvía colocar la cremallera y lo terminé. Esta vez sí que quedó bien casado.


¿Qué os parece? Por si hay alguien por ahí pegándose con una cremallera y un adorno grueso os diré que el tramo de arriba de la cremallera lo cosí a mano. Tras varios intentos con la máquina, se me atascaba, saltaba y al final no había forma de que quedara bien. Ni con la cremallera hilvanada ni sin hilvanar. 


Aquí os dejo una par de fotos más donde podéis ver el delantero y la espalda del vestido.



A pesar de mi toma y daca con al cremallera y del disgusto que me llevé tras la primera prueba cunado tanto la niña como el padre me preguntaron si era un camisón, estoy contenta con el resultado y mi niña ya se lo ha puesto varias veces, lo cual es buena señal.


El patrón del vestido trapecio con volantes es de pago y está disponible en varias tallas, desde 1 a 8 años. Podéis adquirirlo en la tienda de patrones de Cosotela.



Coincidiendo con el lanzamiento del patrón del vestido trapecio con volantes, Antonia preparó unos tutoriales gratuitos para su confección que están disponibles en su blog. Aquí os dejo los enlaces: 



Espero que os haya gustado mi versión del vestido trapecio.




¿Compartes?



Muchas gracias por dedicarme un ratito de tu valioso tiempo, me encanta que me visites y, ya sabes, si te apetece puedes dejarme un comentario y sabré que has pasado por aquí.

Espero que te haya gustado y vuelvas pronto.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada