Vestido de bambula con canesú de ganchillo

27 de agosto de 2018

Poco a poco le estoy cogiendo el gustillo al ganchillo. Ya os conté en más de una ocasión que las labores de ganchillo no me gustaban especialmente, pero poco a poco, viendo por ahí cosas modernas y hechas con mucho gusto cada día me gusta más.
Hace dos veranos le hice a mi niña un vestido con el cuerpo de ganchillo compuesto por unos granny squares combinados con varetas y puntos bajos. Ese mismo verano hice otro vestido más, pero de bebé, con el canesú sencillito de ganchillo.

Me gustó el resultado del primer vestido, así que este año quería repetir. Tenía un retal de bambula comprado en Base Básica antes de que cerrara y me apetecía hacerle a mi niña un blusón o un vestido con esa tela y la parte superior de ganchillo. Había buscado ideas por a red sin mucho éxito cuando Mamacosesola publicó este blusón tan mono en su cuenta de IG.
Fue amor a primera vista. Eso era precisamente lo que andaba buscando.
Ya sabéis cómo funciona el mundo ¿verdad?, prima el culo veo, culo quiero. Y claro, si a gran escala funciona a pequeña escala ya ni os cuento. Si estáis familiarizados con el mundo blogero costuril sabéis perfectamente lo que es un ataque de culoquierismo. Por si hay alguien por ahí que todavía no lo sepa, seguro que se puede hacer una idea fácilmente leyendo esta entrada.
En estos casos el proceso es dar con lo que te gusta, preguntar por el esquema, hacer un par de pruebas para tomar medidas, adaptar el patrón a tus necesidades y estrenar vestido. Sencillo, ¿verdad?.
De entrada no sabía la medida exacta del retal, no me acordaba. Tenía la idea de que andaría por el medio metro, pero no estaba segura aunque estaba prácticamente convencida de que no iba a llegar para vestido. Así que le dije a la niña que le iba a hacer un blusón. Y claro, como no podía ser de otra forma, ella prefería vestido. Si le hubiera ofrecido vestido de entrada seguro que prefería blusón, jajajaja.
Después de haber hecho una muestra del diseño para ver el tamaño de los motivos y hacer y deshacer un par de veces di con el patrón que quería. El canesú va empezado por arriba. En lugar de empezar con una cadeneta normal y corriente monté los puntos haciendo una "Foundation Single Crochet (FSC)", quedan genial, mucho mejor que hacer una cadeneta, más flexibles. La primera vez que ves la explicación parece algo enrevesado, pero no, es muy sencillo y el acabado de la prenda gana muchísimo.
El esquema los podéis ver AQUÍ en una camiseta de ganchillo para mujer y AQUÍ en una chaqueta. Ya veis que con un mismo esquema, pueden salir prendas totalmente diferentes.
Yo monté 136 puntos y tejí el canesú del vestido con Drops Loves You 9 y una aguja de 3mm. El canesú lleva 6 motivos en delantero y espalda, 5 en cada manga y uno en cada ranglan, que es justo donde se van haciendo los aumentos. En lugar de situar el inicio de cada vuelta en mitad de la espalda, lo pasé al ranglan para que quedara más disimulado porque no quería ponerle ningún tipo de cierre.
No sé si os acordáis del jersey frambuesa que le hice también hace un par de veranos de ganchillo. En ese caso también hice coincidir los inicios de las vueltas con un ranglan. El acabado gana mucho.
Volviendo al vestido, se hacen dos hileras con el motivo del patrón y luego le damos el largo deseado al canesú con varetas o medios puntos altos. En la primera versión del canesú hice tres hileras de motivos y quedaba enooooorme. Así que tocó deshacer.
Una vez que tienes el canesú listo sólo queda fruncir la tela de la falda del vestido y coser.
Es un proyecto sencillo y rápido. Después de todas las pruebas, el canesú definitivo lo hice un sábado por la tarde en la playa. El domingo por la mañana hice los dobadillos de la tela, cerré la costura y marqué con la máquina para fruncir. Íbamos a piscinear un poco así que lo metí en la bolsa y lo fui cosiendo a mano poco a poco mientras la peque se arrugaba a remojo.
Al final del día probamos y quedó patente que no era blusón, era un vestido y necesitaba forro. Al día siguiente salíamos de viaje y yo quería meterlo en la maleta sí o sí, así que al levantarme cogí un trozo de batista, hice los dobladillos, cerré al costura vertical y marqué el fruncido. Una vez que tenía listas las maletas y todo lo necesario para salir empecé a coser el forro al vestido a mano mientras no daba la hora de salir. Me quedó a medias y así entró en mi bolsa de labores. En el coche, de camino a Turismo Castelo De Gouveia terminé de coser el forro y llegamos a destino con un vestido listo para estrenar.
Nuestro destino vacacional de este año, Turismo Castelo De Gouveia, es un sitio precioso. No tenéis más que pinchar en el enlace para ver las fotos de las instalaciones.
Yo os enseño mi rinconcito favorito del lugar. Todos los días antes de acostarme, me sentaba en esa esquina a tejer un rato.
La puerta verde que se ve en la foto es la puerta de nuestra habitación. Tenía a un lado al habitación y al otro la piscina que de noche lucía espectacular.
¿Hay alguien por ahí que también se lleve la bolsa de labores a cuestas cuando va de vacaciones?
No me enrollo más y os dejo con el reportaje fotográfico del vestido.
¿Qué os ha parecido? ¿Os gusta el vestido?


¡Qué ilusión! Mi vestido ha sido seleccionado por Annemarie's Haakblog para estar entre los destacados de su fiesta de enlaces. Podéis ver su selección AQUÍ.







¿Compartes?



Muchas gracias por dedicarme un ratito de tu valioso tiempo, me encanta que me visites y, ya sabes, si te apetece puedes dejarme un comentario y sabré que has pasado por aquí. Leo todos y cada uno de los comentarios, me hace mucha ilusión, y si dejas tus datos, intentaré responder también.

Espero que te haya gustado y vuelvas pronto.

20 comentarios :

  1. Que bonito! que dulce! que fresquito! que veraniego! me parece ideal, no hay otra palabra. Yo de ganchillo ni idea, pero te ha quedado espectacular. Me gusta un montón el estilo del vestido.
    Yo soy de las que se va de vacaciones pero no lleva labor ninguna, ya casi no coso en verano, como para llevarme las labores jajajaja
    Un bikiño enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Yolanda. Me alegro de que te guste el vestido. La peque está encantada con él y no veas cómo lo usa. Estoy contigo en que quedó muy dulce. De lo de coser en verano mejor ya ni hablamos, menuda sequía este año, jajajajaja. Viendo el exitazo de esta prenda ya me doy por satisfecha y no pienso demasiado en lo de coser, o más bien "no coser" en verano. El pasado invierno es que me haya prodigado mucho tampoco. A ver qué em deparan los próximos meses que planes ya tengo y son firmes porque ya tengo las telas y además, con patrones asignados. ¿Los coseré?

      Yo antes no me llevaba nada de vacaciones, sólo lectura y buena compañía, pero últimamente suelo meter "la bolsa de las labores" donde llevo lo que esté tejiendo en ese momento por si tengo algún rato muerto.

      Bicos

      Eliminar
  2. ¡Es una preciosidad!
    Me encanta el contraste entre el crochet y la bambula.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Isabel. Quedó una combinación bonita.

      Bicos

      Eliminar
  3. Me encanta! lo veo ideal. Me encanta el toque vaporoso que le da la bambula al vestido y que hace que no sea nada ñoño para la edad de tu niña.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María. Me lees la mente. Cuando estaba haciendo las pruebas para tejer el canesú del vestido me asaltaron las dudas. Era vestido y todo rosa y además con la parte de arriba de ganchillo. ¿No quedará esto muy ñoño para mi niña? Anda que como al final se quede todo en nada. Pero no, al final no quedó ñoño. Quedó un vestido vaporoso, fresquito, dulce y con cierto aire ibicenco, ¿no?. Todo rosa, sí, pero no empalaga demasiado y a mi niña le encanta.

      Bicos

      Eliminar
  4. Estoy segura de que cualquier técnica que te propongas usar, será un éxito!!!
    Está preciosa tu niña con ese vestido,es ideal, fresquito y se la ve muy cómoda con el.
    Me alucina como repartes cada minuto de tu tiempo!!!
    Ah..el destino vacacional da mucha envidia ja ja...y las fotos preciosas Leti.
    Muaks!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ani. Me alegro de que te guste el vestido. Y sí, le resulta super cómodo.

      Mi tiempo. A veces me da un poco de vergüenza contar que me voy a pasar el día a la piscina y me llevo la labor, jajajajaja, pero bueno, estamos en confianza ¿no? A veces hace falta tener tiempos muesrtos en los que no haces nada de nada y te dedicas a la vida contemplativa, pero en general no llevo nada bien lo de estar sin hacer nada. Hasta para sentarme a ver la tele suelo tener algo entre las manos. Antes hacía mucho punto de cruz. También tuve una época en la que fui adicta a los sudokus. Mi adicción actual parece que son las lanas. Ya ves, voy cambiando, pero lo que no cambia es lo de mantenerme ocupada. Últimamente me llevo el ganchillo a la playa porque voy con la niña y me permite tenerla controlada. Si leo no la veo igual, pero con el ganchillo no hay peligro.

      Bicos

      Eliminar
  5. El ganchillo es muy adictivo, es fácil de llevar de un lado a otro, es rápido y la verdad, ahora hay cosas preciosas en ganchillo. Ese canesú te quedó divino.
    Un vestido muy chic!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Gema, es muy fácil llevarlo por ahí y se avanza más rápido que en la calceta, al menos en mi caso es así. Me alegro de que te guste el vestido.

      Bicos

      Eliminar
  6. Pues es estupendo que te hayas "enganchado".... se teda muy bien , no hay más que ver lo bonito que te ha quedado el vestido. BESICOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, me alegro mucho de que te guste.

      Bicos

      Eliminar
  7. Viva el culoquierismo si tienen que salir de ahí cosas tan bonitas! Pero vaya, lo tuyo de coser mientras no da la hora de irse y terminar en el coche ya es adicción total. Jajaja. Espero que te hayan sentado requetebien las vacaciones. Desde luego el sitio es idílico. Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, Judith, viva el culoquierismo, jajaja. Quería acabar el vestido sí o sí porque si lo dejo a medias a lo mejor ya se queda ahí hasta el próximo verano, que me conozco, así que me lo llevé. Soy un poco "ansias". Me alegro de que te guste.
      Las vacaciones me sentaron estupendamente, hubo tiempo para todo.

      Bicos

      Eliminar
  8. Hola! Me ha hecho mucha gracia lo del ataque culoquierismo, a mí me pasa con frecuencia! Me alegro que te hayas aficionado al ganchillo porque has creado unas labores preciosas, el vestido te ha quedado de caramelo y tu niña está con él guapísima!
    Encantada de haber encontrado tu blog, me quedo por aquí, y si te apetece te invito a conocer el mío!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay temporadas que yo voy saltando de un ataque a otro y es así como consigo hacer cosas. Me alegro mucho de que te guste el vestodo.
      Bienvenida a mi rinconcito, me voy ahora a ver tu blog.

      Bicos

      Eliminar
  9. Leti,
    Qué cosa mas bonita de vestido... a mi me encanta la combinacion del ganchillo con l atela... y el color es precioso para resaltar el moreno!
    Bicos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana, a mí también me gusta mucho combinar tela y ganchillo y esta vez creo que fue todo un acierto. Me alegro de que te guste y de que estés de vuelta.

      Bicos

      Eliminar
  10. ¿Que lo terminaste de coser en el coche???? ¡¡Que fuerte Leti!! En serio que eres mi ídolo!! Jejeje... Con lo que me mareo yo en el coche si no conduzco, como para coser algo... ¡Madre mía!
    El vestido quedó preciosísimo, me encanta la combinación de crochet y tela, y esa bambula es chulísima. Le queda genial a tu peque.
    Yo tampoco soy de llevarme las labores mas allá del parque o de la extrascolar de turno, porque es pasearla para nada.
    Un sitio espectacular, por cierto.
    Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, terminé en el coche, soy una "ansias", jajajajaja. Si lo dejo en casa sin twmeinar es probable que aún estuviera en la bolsa esperabdo. Últimamente noto que si no hago las cosas del tiron, no las acabo, y ya tengo unas cuanrcu cosas a medias y no puede ser, que ocupan sitio.
      Yo antes solo me llevaba las labires a las extraescolares y al parque alguna vez, pero la calceta y el ganchillo no ocupan tanto así que ahora también me lo llevo de viaje. Y el ganchillo a la playa porque me permite vigilar a la niña mejor que la lectura y ya que tengo que estar sentada.... pues aprovecho.
      Me alegro mucho de que te guste el vestido.
      Bicos

      Eliminar